jueves, 10 de octubre de 2019

CRÓNICA | KISS MY ASS EN ACATRAZ 5.10.2019


La exitosa banda tributo a Kiss, volvió a colmar el Auditorio Acatraz. Ésta vez recreando parte del mítico "ALIVE II", más esos clásicos que nunca pueden faltar en una verdadera fiesta Kissera. Gava y The Hot Rockers, fueron los invitados en la noche del pasado sábado 5 de octubre.

Después de la celebración por los cuarenta años del álbum "Dynasty", en junio del corriente 2019, Kiss My Ass, compuesta por Sebastián Gava, Richard Abances, Fernando Calabresi y Dukke, se dispuso para esta ocasión, estrenar escenografía nueva, rememorando los recitales de la legendaria banda de Hard Rock, a finales de la década de los '70.

Los actos soportes estuvieron a cargo, en principio, por la banda personal de Gava, que estrenó nueva formación. Su equipo está actualmente conformado por Federico Calzetti, Lucio Antolini, Leandro Bordicelli y Gabriel Currao, junto a quienes el artista, destacó canciones de su álbum "Uncensored". Más tarde, de la mano de The Hot Rockers, se pudieron disfrutar clásicos del Hard Rock ochentoso, como "The final countdown", "Cum on feel the noise" o "Livin on a prayer". Aquí se lució mucho, tanto vocalmente como en el dominio escénico, el frontman Matías Acuña.

Diez y media de la noche, el plato fuerte se hizo presente: Kiss My Ass estaba tocando frente a un Acatraz, nuevamente completo. Con explosiones de por medio, "I stole your love", sonaba mientras Richard Abances (Simmons) y Sebastián Gava (Stanley), bajaban cuidadosamente las escaleras a los costados de la batería de Dukke (Criss). Mientras que Fernando Calabresi (Frehley), se quedaría un tiempo más, tocando su guitarra en la parte superior del escenario. Así, fueron pasando "Take Me" y "Calling Dr. Love", mediante un sonido que todavía se estaba acomodando.


La consigna para esta nueva presentación, era traer a la memoria lo mejor de "ALIVE II", así como desde lo visual, que estuvo muy bien logrado con las ya comentadas escaleras, y hasta con una llamativa réplica de la mascota "Sam, la Serpiente", que se encontraba ubicada en la parte derecha del escenario. Por supuesto, las canciones que conforman la placa del año 1977, eran parte del atractivo, es por eso que no faltaron "Makin love", "Ladies room", "Hard luck woman" y "Christine sixteen", sonando ya para ese momento, con una gustosa acústica.


Como siempre, los cuatro músicos argentinos, tienen momentos personales a destacar. Luego de interpretar "Shock me", Calabresi protagonizó un cósmico solo de guitarra, acompañado por imágenes espaciales desde la pantalla del auditorio. Durante "Love Gun", Gava cantó entre el público, dejando también, chistes que incluían payasos en situaciones incómodas. Abances por su parte, logra absoluto silencio y posteriores aplausos, al brindar el ritual sangriento que precede a "God of thunder", donde la algarabía de los niños y niñas agolpados al escenario, recordaba las voces de aquel tema original de estudio. Finalmente, Dukke sentado en un banquito, cantó a capella "Beth", repartiendo rosas a quien se acercara, igual que en la anterior presentación de KMA.


La artillería pesada durante la última parte del espectáculo, dejó ver bailes, puños arriba y mucho Hard Rock de la mano de los festejados "I was made for lovin´ you", "I love it loud", "Lick it up", "Detroit Rock City" y "Rock and Roll all nite. La aprobación y el agradecimiento de la gente, se expresó claramente sobre el final: Cuando la banda se sacaba la foto de cierre, detrás de ellos, los presentes coreaban el estribillo de "Hide your heart", a modo de arenga para los músicos, quienes dejaron toda la emoción latente, para cuando los culpables de toda esta locura, lleguen en mayo de 2020.

Por: Emiliano Delle Donne.


PUBLICACIONES RELACIONADAS:
CRÓNICA | KISS MY ASS en Acatraz 8.6.2019

No hay comentarios:

Publicar un comentario